DIFERENTES ACABADOS EN EL HORMIGÓN – BORDA DIAMANT EUROPE

Mostramos los diferentes acabados en hormigón, que cada día son más solicitados.

ARENADO A RODILLO:

El arenado a rodillo, es realizado con máquina, de giro fijo o de giro planetario, con rodillos finos de tungsteno.

Éste acabado, es ideal en exteriores, fácil de barrer y dando un aspecto rústico al suelo.

ABUJARDADO:

El abujardado a rodillo, es realizado con máquina, de giro fijo o de giro planetario, con rodillos de puntas gruesas de tungsteno y en diferentes disposiciones, con más o menos concentración de puntas.

Éste acabado, es ideal en exteriores, dando un aspecto rústico al suelo y hasta incluso, utilizado como sustituto del fresado en zonas en las que precisamos un fuerte anclaje para resinas.

FRESADO:

Era uno de los sistemas más utilizados para el anclaje de resinas epoxi hasta que salieron las máquinas de diamante tipo BORDA DIAMANT, hoy día, sigue siendo utilizado en viales, para la extracción de marcaciones viejas.

GRANALLADO:

El granallado, era un sistema que permitía una gran producción de metros al día a un bajo coste, pero también decir, que es un sistema que a la hora de aplicar resinas o puliuretanos, deja unas calles o carriles marcados difíciles de disimular, con un acabado final, que quizás no sea el idóneo.

PULIDO DE HORMIGÓN CON LITIO:

El pulido del hormigón con litio, es un laborioso sistema de trabajo, que permite dar acabados con brillo natural al hormigón, pudiendo realizarse con la piedra del mismo vista, o pulido tan solo en superficie. Posteriormente se pueden aplicar ceras, cristalizadores o hidrorepelentes.

DIAMANTADO:

El diamantado, es el sistema más utilizado hoy día en la preparación de superficies para aplicación de resinas epoxi o poliuretanos, así, como también es el inicio de los procesos de pulimentación de hormigón. Podemos realizar el proceso con diferentes tipos de máquinas de diamante, las máquinas con sentido de giro fijo o las máquinas satélite. Las primeras son más agresivas y dan una mayor vida a las herramientas, las segundas, permiten unos mejores acabados en las superficies, pudiendo llegar al pulido mecánico.